De pulque y tradición_Salón 16

Bien se dice que es de sabios cambiar de opinión, durante muchos años conservaba el recuerdo de una mala experiencia con un curado de avena derivado de una de las bebidas más tradicionales de México, el pulque; sin embargo Cantina Salón 16 cambió esa opinión gratamente.

Asistimos a una cata de curados en Cantina Salón 16, ubicada en la calle Dolores en el centro de la Ciudad de México, muy cerca de la Alameda Central; comenzamos con una amena explicación del maestro pulquero, Fausto Villanueva, que fue desde el origen de esta tradicional bebida, el proceso de preparación de los curados de diferentes sabores, hasta las especificaciones que debe tener y por qué no… desmentir los mitos urbanos que se le asignan al pulque.

La denominada “Bebida de los Dioses” tuvo gran auge en el siglo XIX, alrededor de 1919 empezó a decaer debido a la entrada de empresas cerveceras, bebida que se volvió popular entre la población. De ahí se derivaron diferentes mitos urbanos: la famosa muñeca es uno de los principales. Según se dice al pulque se le colocaba excremento humano envuelto en un pedazo de tela; sin embargo debemos de saber que el pulque es una bebida viva y su sabor radica en la pureza del proceso de elaboración, incluso se dice que si una persona con un perfume muy penetrante tiene contacto con el pulque lo puede cortar, así como la importancia de tener las manos limpias y sin grasa al momento de prepararlo.

El maestro Fausto Villanueva nos dijo cómo podemos saber si un pulque esta pasado o no es fresco. Para empezar debemos probar el pulque natural, fijarnos en el olor, si es un pulque en buen estado el aroma que se percibe es parecido al del pan, si no, es un olor penetrante en nariz y bastante desagradable.

Proceso de elaboración

También nos explicó el proceso de elaboración de los curados: primero se oxigena el pulque de forma similar al proceso de los vinos, con el fin de separar la espuma y así  reducir la graduación alcohólica, un pulque o tlachicotón natural tiene alrededor de 4 grados de alcohol, un curado 3.5. Posterior a esto se prepara un atole de avena, que será la base para todos los curados a excepción del de jitomate, apio y piña pues estos tienen base de agua. El paso final es agregar la fruta o sabor deseado, en Cantina Salón 16 disfrutamos de 4 sabores: mandarina, fruta de temporada; el tradicional de avena; una delicia de guayaba y el sabor de la casa, piñón.

Beneficios

Son conocidas los múltiples beneficios del tlachicotón, lo puedes beber como un aperitivo pues recubre la flora intestinal y protege el estómago de la grasa gracias a su alto contenido de lactobacilos, además de ser un gran aliado en disminuir los efectos de enfermedades como la gastritis y colitis y regular los niveles de azúcar en la sangre.

Para los tragones…

Para acompañar esta experiencia la gastronomía no podía faltar y en Cantina Salón 16, como es la tradición, cuenta con deliciosas botanas al centro como las deliciosas gorditas de chicharrón en salsa verde, las quesadillas de jaiba, carne tártara de res y camarón y para quienes quieran algo caliéntate, caldo de camarón.

Además encontrarás platillos un poco más elaborados por parte del chef, molcajetes, pollo relleno, mollejas de pollo a la mexicana, pulpo y chamorro confitado.

La selección de postres de la cantina hará que tu fuerza de voluntad por no comerlos sea de menos 50, no te resistirás a probar las creaciones de la chef repostera Aholy González.

Cantina Salón 16 rescata platillos mexicanos, así como el tradicional sistema de cantinas de México, además podrás disfrutar de sus eclécticos murales con motivos mexicanos y un ambiente relajado y divertido, con música y juegos de mesa como lotería y dominó; no tengas duda de pasar un momento genial!.

#DispulqueQueVaATomar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *